Crónica Viaje Wroclaw – Rynek

Día 1

Siendo mi primer viaje del presente año, todo comenzaba la madrugada del 25 de enero. Terminé de trabajar sobre las 01.30am y me fui con dirección al aeropuerto de Luton en Londres. Aún sabiendo de que mi vuelo a Wroclaw salia a las 8 de la mañana, soy de las personas que me gusta ir bastante pronto y evitar cualquier disgusto sobre el camino por ir justo de tiempo.

A mi llegada al aeropuerto, sabía perfectamente que me quedaban unas cuantas horas. No sabía que hacer, ver gente durmiendo; por los pasillos; en cafeterías cenando/desayunando, o simplemente leyendo, me hacia pensar muchas cosas…

En el momento que tocaba embarcar, todo comenzaba. Un viaje que llevaba tiempo esperando:

¡¡ Me voy a Polonia !!

 

Después de casi 2 horas y media de viaje, el avión tocaba tierra en Wroclaw, el intenso frio (del cual no estoy acostumbrado), corria por mi cuerpo, ya se empezaba a notar cual iba a ser la sensación de estar en tierras polacas. Y es que todavía no estaba del todo concienciado de lo que a partir de ese momento me iba a tocar ‘sufrir’ hasta que me fuera del país.

Ya pasado el control policial y fuera del aeropuerto, tenia que irme dirección al centro, donde había quedado con la chica que me iba a alojar en su casa. Sí, en su casa, ya que por primera vez me iba a quedar mediante Couchsurfing fuera de mi propio país, una nueva experiencia.
Quedé con Meeg (mi couchsurfing) en la parada de “Renoma” justo al lado del Centro Comercial “Galeria Dominikańska”.

El trayecto desde el aeropuerto hasta el CC fue de unos 20 minutos y me costó 2,40zlt.

Para mejor aclaración 1€ equivale a 4,20 zlt.
Lo que 2,40 zlt serán unos 0,60 céntimos de euro aproximadamente.

Una vez que conocí a Meeg, nos fuimos caminando a su casa, donde tardamos unos 15-20 minutos. Preferimos ir andando, ya que asi ella pudo enseñarme un poco lo que iba a ser el camino que tenia que seguir en caso de perderme por la ciudad, o simplemente para ver un poco mas los alrededores de Wroclaw hasta su piso.
Ella vivía en una cuarta planta, en un piso compartido con dos personas mas, una chica y un chico. A pesar de que no me pudo enseñar mucho de la ciudad, siempre fue muy agradable e intentaba que estuviera lo mejor posible.
No pudo ofrecerme mucho mas, ya que ella estudiaba y como me decía, había sido el peor momento en el que pude haber ido, ya que la mayoría de los estudiantes estaban de exámenes en aquel momento. Así que me hizo un pequeño planning para pasar el día y así fue.

Sobre las 2 de la tarde, me acompañó a la estación de trenes a comprar el billete del viernes Wroclaw – Krakow. Menos mal que me ayudo a comprarlo (ya os contaré porque…).
El billete me costó 52 zlt o lo que viene siendo unos 13 euros. Una vez terminado, ella se fue y me quedaba yo solo ante el frio polaco y sin saber exactamente a donde iba. Pero mi pequeño planning y mi mapa me adentré en la aventura.

La primera parada fue el “Panorama Raclawicka”, un edificio circular que fue construido en los años setenta donde se representa la batalla de Raclawice.
Cabe decir, que entrando (pagando claro) en el Panorama Raclawicka, tienes entrada gratuita para el Museo Nacional.

A partir de ahí, después de verlo, me fui directo al centro. Hacia bastante frio por esas calles, algo que para mi no estaba acostumbrado, asi que busque un cobijo donde esconderme y poder almorzar ya que no había comido nada desde la noche que pase en el aeropuerto. Así que me fui directo a una de las oficinas de información que hay en la plaza central (Rynek) y una de las chicas, que por cierto hablaba español, me recomendó un restaurante polaco y que era barato. El restaurante en concreto se llamaba “Kurna Chata”. En ese restaurante fue donde comí los mejores Pierogis de todo mi viaje a Polonia. Quizás no llegue a probarlos en otros sitios, pero los que me pusieron en ese restaurante eran realmente increíbles.
En la misma plaza pude contemplar el Ayuntamiento y alguna de las muchas iglesias que hay por la ciudad, ademas de los distintos mercados que hay, como por ejemplo en la Plaza de la Sal, junto al edificio de la antigua bolsa.

A partir del almuerzo, ya tuve que seguir mi camino, aunque estaba bastante cansado de no dormir nada durante bastantes horas, me fui al famoso Centro Comercial Dominikanski, donde junto con un café Latte (mi preferido junto con el Capuccino), entre en un sueño que me quede dormido durante mas de 1 hora en el sofá de la cafetería :P.

Ya eran las 7 de la tarde, cuando volví a quedar con Meeg (recordamos que fue la chica que me alojo en su casa), decidimos irnos a su casa, para descansar un rato, y luego nos fuimos a un centro de escalada, donde ella junto con una amiga lo practican. Y finalmente sobre las 11, después de 2 horas y media viendo como unas 20 personas practicaban la escalada, todo termino y me fui a la casa, a descansar, ya que al día siguiente tenia que levantarme bastante pronto.

Compartir en facebook

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *