Vientián, capital de Laos

El viaje continuaba y después de pasar unos días en Vang Vieng, tocaba irme y quería conocer un poco la capital del país. Vientián me esperaba con los brazos abiertos.

Podemos decir que Vientián se encuentra situada en el valle del Mekong. Mi estancia en la capital fue bastante rápida, digamos que fue una visita express. Llegué un día y al día siguiente estaba saliendo por patas de esa ciudad. Me esperaba una ciudad diferente, pero no me agrado demasiado (que no me coman a los que les haya gustado).

Puesta de Sol junto al Mekong

Puesta de Sol junto al Mekong

Y como visita express que fue, tan solo visité poquita cosa. El primer día no hice absolutamente nada, bueno si, buscar alojamiento (que por cierto era un poquito caro y al final acabe en un dormitorio) e irme a ver la puesta de sol a orillas del Mekong, además de pasear por el mercado nocturno. Una puesta de sol increíble.
Mi segundo día, ya que pasaría la noche allí, empezaba bien pronto, con un buen desayuno en una pastelería que encontraría por el camino. Luego empezaba la caminata, me fui con dirección al Patuxai, o lo que es lo mismo el “Arco del Triunfo” o “Puerta Victoria”.

Patuxai - Puerta Victoria

Patuxai – Puerta Victoria


Vistas desde el Patuxai

Vistas desde el Patuxai

El Patuxai fue construido entre 1962 y 1968 gracias a los fondos cedidos por EEUU para construir un aeropuerto y fue levantado en memoria a los fallecidos por la guerra entre Laos y Francia.

Después de haber pasado un buen rato en el Patuaxai, contemplando las vistas de la capital laosiana, me fui en dirección al Pha That Luang, siendo el monumento más importante de Laos el cual se ha convertido en el símbolo tanto de la religión budista como de la soberanía nacional de Laos.

Fue construido en el siglo XVI por el rey Settathirat. El templo sirve además como fiesta nacional de la luna llena, donde hacen ofrendas.

Pha That Luang

Pha That Luang

Y como la tarde se iba acercando, era hora de irse marchando al hostal, ya que sobre las 19.30pm, me vendrían a recoger, puesto que me esperaba otro destino. Las 4.000 islas del Mekong estaban ansiosas porque llegara yo… 🙂

Compartir en facebook

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *