Trekking en Chiang Mai

A Chiang Mai llegué tras un viaje de unas 8 horas desde Ayutthaya. Recordemos, que en esta última ciudad estuve bastante malo, lo que hizo que mi viaje hacia el norte no fuera tan bueno.

Al llegar a la estación de autobuses de la ciudad sobre las 7.30am, lo primero que hice fue negociar un tuk-tuk (40 THB) para que me llevara hacia en centro, donde estaban la mayoría de los hostales.

Mi primer día en Chiang Mai, seria un día de relax. Caminar y observar un poco, templo por aquí, templo por allí. Es una ciudad bastante grande (la más grande del norte de Tailandia) donde además hay bastante turista.

El alojamiento que elegí fue el Daret’s House, recomendado por la guia Lonely Planet. Los precios van desde los 170 THB para habitaciones simples, hasta los 240 THB para las dobles. Los baños están dentro de los cuartos. Así que fue una buena elección. Precios bastante económicos con respecto a otros hostales y habitaciones sencillas.

Chiang Mai y los Trekkings

Una vez que me asenté en la ciudad, me puse manos a la obra para recopilar información acerca de los trekkings. Información la cual acabé comprando en mi mismo hostal, más que nada por el tema del precio. Después de preguntar en distintas agencias, donde mas barato me lo dejaban era en el hostal.
Un trekking de 2 días de duración por 850 THB, además aproveché y pude dejar la mochila grande en el mismo hostal.

Hablemos del famoso “trekking“. Las agencias te venden el producto digno de ver. Todo parece muy bonito cuando estas negociandolo, que si verás esto, que si lo otro. Vamos, que lo piensas y dices, va a ser una experiencia inolvidable.
Bueno, inolvidable lo es, ya que lo que haces y ves aquí es muy difícil verlo en tu país de origen… Pero es que todo es muy artificial ya.

Para empezar, me dijeron que los grupos estaban formados entre 8-12 personas. Suponía que sería varios grupos con sus respectivos guías, pero nada de eso. Cuando llegas a la montaña en mitad de la nada y te deja el 4×4, ves a muchísima gente y piensas en lo peor. En mi “trekking” fuimos unas 30 personas sin exagerar.

El primer día nos llevaron a una granja de mariposas.
¿GRANJA DE MARIPOSAS?
– Pero si solo vi 2 mariposas contadas… que me estáis contando….

Vamos un desastre. Empezamos mal. Lo único bueno es que pudimos ver orquídeas y demás plantas de diferentes colores que parecían bonitas, porque de mariposas mejor no hablar…



Después de llevarme un buen fiasco con esto de la granja de mariposas, emprendimos el camino. Caminar y caminar; subir y bajar montañas. Y yo pensando: ¿A donde nos llevan estos? (eran dos guías para 30 personas).

Long Neck Karen

Durante las próximas 3-4 horas estuvimos caminando sin parar, haciendo breves paradas, para irnos a un poblado de “mujeres jirafas”.
¿MUJERES JIRAFA – POBLADO KAREN?
– ¡¡Que dices!! Pero si solo habían 2 mujeres con el collarín ese, que hasta me lo pongo yo y me hago pasar por hombre jirafa.

Seguíamos por mal camino. Segundo fiasco. Ya pensaba en lo peor: he tirado el dinero; esto no vale para nada; quien me dijo a mi que hiciera esto; un sinfín de cosas rondaban mi cabeza.

Camino al poblado Karen

Por lo menos disfruté el camino hacia el poblado, donde nos quedaríamos a cenar y pasaríamos la noche en unas cabañas.
Nos tuvimos que dividir en 2 grupos. Unas 20 personas en la cabaña grande (donde dormí yo) y el otro en la pequeña.


Niños jugando en una aldea próxima al poblado Karen

Al día siguiente, bien pronto por la mañana, el guía ya estaba “dando por culo” gritando para que nos despertáramos para irnos. No sin antes pegarnos un buen desayuno, basado en café/té, tostadas con mantequilla y mermelada y un huevo cocido.

Una vez acabado, emprendimos el camino hacia la carretera principal, donde un camión nos llevaría a los 30 como cabras subidos encima de su carroza.

Al cabo de unos 15 minutos, sufriendo los baches de la carretera, llegamos al centro de operaciones, desde donde íbamos a practicar todas las actividades del día.

Tour en Elefante
La primera actividad fue la de los elefantes. Sinceramente no me gustó para nada. No por el echo de que fuéramos subidos al lomo del elefante, sino por ver como los tratan, desde pegarles por no obedecer a dejarlos encadenados al sol cuando no llevan turistas.

El circuito que hacen va desde pasear por los alrededores del campo, hasta cruzar por el río que hay y vuelta a la entrada.

Balsas de Bambú
La siguiente actividad fue una bajada por el rio en balsas de bambú. Unas sensaciones de relajamiento, mientras descendías tranquilamente y contemplabas algunos pueblos locales.


Niños jugando en el rio mientras bajábamos en las balsas de bambú.

Tirolina a lo Tarzán
En esta ocasión, el guía nos “regalaba” esta atracción. Tirarnos desde un punto A a un punto B en tirolina cruzando el río.


Poblado Karen – Mujeres Jirafas y Akha
En esta ocasion, si que pudimos ver realmente el poblado Karen (Mujeres Jirafa), además de ver el poblado Akha.
El único “pero” que veo aquí, es que todo es muy artificial ya. Con esto me refiero, a que están mas que acostumbrados a los turistas que llegan de los trekkings y nada más llegas al poblado, te encuentras a las mujeres junto a las cosas que quieren venderte. Eso sí, en ningún momento te presionan a que compres nada, algo que se agradece…

Familia Akha en Chiang Mai



Mujer e hija del poblado Karen

Cascadas de agua y Rafting
Las últimas dos actividades fueron, unas cascadas que nos llevaron a que viéramos y el rafting por el rio.

La primera, nada interesante, unas cascadas como cualquier otra que puedes ver en tu mismo país. Yo me entretuve bastante, ya que junto a mi cámara de fotos Canon G11, estuve comiéndome la cabeza para intentar hacer el efecto seda con el agua. Aunque no me saliera como quería, algo pude sacar en claro del efecto.

Y del rafting, aunque no tenga fotos, ya que nos recomendaron no llevarnos nada encima, fue de lo mejor de la jornada. No fué gran cosa, pero junto al “capitán” un joven chaval que no tenia ni idea y se limitaba a decir “forward (adelante)” y mis ganas de seguir río abajo, hicieron que esa hora fuera la más interesante del día.
Eso sí, salimos los segundos, y llegamos los últimos siendo adelantados por unas 10 barcazas…. Disfruté como nunca!.


Y tras toda esta jornada de actividades, nos fuimos de vuelta al centro de Chiang Mai, donde ya eran las 7 de la tarde y no me quedó más remedio que quedarme otra noche en la ciudad para que al día siguiente por la mañana pronto me fuera hacia Chiang Rai, mi próxima parada.

Si quieres ver todas las fotos del trekking en Chiang Mai, pulsa en el siguiente link.

Compartir en facebook
One Response to “Trekking en Chiang Mai”
  1. Claudia says:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *