Siem Reap y Angkor Wat

Después de pasar por la capital del país, que mejor que seguir el camino hacia uno de los puntos más emblemáticos del Sudeste Asiático.

Para llegar hasta los templos de Angkor, antes tienes que comprar un pase el cual te permitirá entrar al parque. Los tienes desde 1 por $20, 3 días por $40 y la de una semana por $60. Junto a esos pases, los cuales serán por medio de una tarjeta identificativa, te permitirán entrar y salir cuando quieras dentro del plazo permitido.
Para los pases de 3 días, tienes una semana para gastarlo. En cambio para el de una semana, dispones de un mes desde que sellas el primer pase.

Mi llegada a Siem Reap fue desde la capital Phnom Penh. Un viaje largo en autobús, pero del cual deseaba llegar rápidamente a la ciudad. Sobre las 5 de la tarde llegaría, y tocaba buscar alojamiento. El elegido seria en la zona del mercado nocturno, donde a unos 3 minutos caminando las calles se iluminaban cada noche con puestecillos de comida, restaurantes y pubs. Dio la mala suerte, que todas las noches que me quede en el hostal, menos la primera, no hubo electricidad, y es que, era normal que cuando la noche se acercaba, la luz se iba.

Ya asentado en la ciudad, al ser de noche, pues me fui a cenar por allí, ver un poco los alrededores y guardar fuerzas para el siguiente día.
A la hora de ir a comprar los tickets de entrada, recomendaría ir el día antes sobe las 16.45pm y una vez compres la entrada, puedes entrar gratuitamente ese mismo día a ver la puesta de sol sobre los templos (sin duda Angkor Wat es la que desearás ver).

Para visitar los templos de Angkor, capital del Imperio Khmer, del cual se han contabilizado hasta casi un millar en la zona, puedes optar por ir en moto, en coche, en tuk-tuk o bien como hice yo en bicicleta, acompañado por tuk-tuk. Y es que no hay nada mejor, que mientras vas en la bicicleta y veas pasar uno de ellos, sonrías un poco para que se paren y te dejen agarrarte y seguir el camino. Gracias a ellos, pude visitar bastantes templos en menor tiempo. Y es que, el calor que pegaba, más el cansancio, hacia que la visita se hiciera un autentico inferno.

Mí primera mañana y primer día de pase comenzaba sobre las 10am. Salir desde el hostal hasta Angkor pedaleando, situado a unos 6km de distancia desde el centro de la ciudad, para llegar hasta Angkor Wat y verme a miles de turistas sacando fotos. Y es que, la cantidad de gente que hay, hace que sea casi imposible sacar alguna foto decente sin que se vea alguna cabeza de por medio.
Así que decidí irme a ver los templos de Bayón y Ta Prohm y dejar el principal para la mañana siguiente.

temple-bayon

Construido a finales del siglo XII, el templo de Bayón es de estilo budista. Su principal imagen es la gran cantidad de caras que abarca el templo, con una cantidad de 216 alrededor de él. Se trata de un monumento único en el mundo.

Ta-Prohm-temple

El templo Ta Prohm sirvió como monasterio y universidad budista. Durante el siglo XV, cuando Angkor fue abandonada, la selva fue colonizando lentamente el templo, hasta que a principios del siglo XIX, cuando los franceses llegaron a Angkor y descubrieron el templo, decidieron respetar el estado en el que se encontraba.

Además de estos dos templos representativos, estuve dando vueltas por los alrededores de otros templos. Sin duda un viaje en bicicleta y el calor sofocante que hacía, era más que suficiente no irse demasiado lejos.
La visita más especial del recorrido a Angkor sería el templo Angkor Wat. Se trata del templo más grande y mejor conservado de todo el territorio Angkor, siendo considerada la mayor estructura religiosa jamás construida.

Durante el siglo XII, Angkor Wat fue el centro político y religioso del Imperio Jemer. Alrededor de sus muros vivían alrededor de 20.000 personas, además de albergar al Palacio Real.
Angkor Wat se ha convertido en el símbolo nacional, donde se puede ver reflejado además en su bandera del país. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco l 14 de diciembre de 1992.

El mejor momento para contemplar la belleza de este templo es o bien por la mañana pronto (hay que estar en el templo alrededor de las 5am, ya que la cantidad de personas que se concentran alrededor de él es inmensa), o bien al atardecer, cuando es la puesta de sol. El resto del día, el sofocante calor, puede que te haga permanecer en el sitio poco tiempo.

Mirando por una ventana una cara en el Templo de Bayon

Mirando por una ventana una cara en el Templo de Bayon


Una de las muchas raíces que se pueden encontrar en el Templo Ta-Prohm

Una de las muchas raíces que se pueden encontrar en el Templo Ta-Prohm

Compartir en facebook
4 Responses to “Siem Reap y Angkor Wat”
  1. Octavio says:
    • carlos.lzn says:
  2. El Guisante Verde Project says:
    • carlos.lzn says:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *