Mochila del Viajero

¿Preparado para el viaje?

Ver el mundo es una tarea gigantesca, y únicamente tú, tienes que llevar en la mochila lo esencial; que si pasaportes, visa, ropa y pocas cosas más.
La preparación de la mochila suele ser una tarea realmente aburrida, pero es algo que puede hacer que tu aventura comience con el pie derecho. Viajar sin planes es fácil, explorando el mundo como te venga hacia ti.

A la hora de hacer la mochila, cerciórate de meter aparte de los esencial, un kit básico de primeros auxilios y atuendo para todos los climas. Es conveniente “estudiar” las características del lugar a visitar antes de decidir que ropa llevaremos. Hay que ser conscientes de la cantidad de cosas que metemos en la mochila para el viaje. Asegurarse de cargar la menor cantidad de cosas posibles, sobre todo si se van a realizar largas travesías.

Recuerda que tu mochila debe contener los fundamentos para cada eventualidad.

Viajar de mochilero y la aventura que trae consigo es algo que muy pocos consiguen experimentar a lo largo de sus vidas. Cualquier persona que viaja con el sentido intenso de libertad e independencia que produce el viajar de mochilero debe agradecer a sus estrellas. Prepara tu mochila, eso te dará la mayor seguridad.

A la hora de escoger la mochila, una de las cosas más importantes es la distribución de su peso. La mochila tiene que estar diseñada para llevar el peso en las piernas y no en la espalda. Esto es un concepto fundamental a la hora de elegir la mochila. Así pues, el elemento fundamental es el cinturón.

¿Y porque es tan importante el cinturón de la mochila? Con él transmitiremos la mayor parte del peso a la cintura y a las piernas. De esta manera evitaremos la carga en la espalda, la columna y las cervicales. Para que este (el cinturón), ejerza este cometido tiene que abrazar los laterales de tu cintura.

Otras cosas a tener en cuenta a la hora de escoger la mochila son:

· La talla de la mochila: en ningún momento compres una que te venga muy grande.
· Las hombreras: suelen ser muy cómodas en algunas, pero nunca te fíes de esto, ya que el peso tiene que ir distribuido en las piernas y no en la espalda.
· El bastidor: que son esas barritas que están detrás de la mochila y sirven para transportar el peso hasta el cinturón. Estas tienen que ser lo suficientemente rígidas.
· Una buena ventilación siempre viene bien, ya que tener la espalda refrigerada te hará más cómoda la travesía que vayas a hacer.
· Las cintas: te permitirán ajustar más el peso si vais un poco cargados.

El peso de nuestra mochila tiene que estar distribuido alrededor de nuestro eje. Esto quiere decir, que no tiene que estar ni en la parte superior, ni en la parte inferior. La mochila debe de ir siempre bien fija para que no nos desequilibre según la actividad que vayamos a realizar.

Como consejo, recomendar siempre llevar consigo una mochila pequeña, que será la que utilizaremos una vez vayamos a recorrer la ciudad o estemos de excursión. Siempre será mucho mejor para nosotros y el cuerpo lo agradecerá. Siempre y cuando hayamos podido dejar la mochila en un albergue/hostal.

Espero que estas pautas os sirvan como ayuda a la hora de escoger la mochila adecuada.

Compartir en facebook

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *