Día 30. Vuelta a la rutina

Pues si, como bien dice el titulo, toca vuelta a la rutina. Han sido dos semanas desde que empezamos el Dry Dock en Victoria, Canadá. Dos semanas las cuales, no hemos tenido clientes habituales, únicamente teníamos a mas de 800 empleados trabajando diariamente durante mas de 10 horas para arreglar/reparar el Wonder. Nuestro trabajo se basaba desde recoger escombros, ser “fire watch” hasta pasando por simplemente por estar en el buffet repartiendo la comida para los empleados.
Han sido dos semanas en las que se pueden considerar un relax, donde además de no tener que trabajar durante el día completo, viendo niños corriendo por todos lados, hemos tenido la oportunidad de conocer un poquito la ciudad de Victoria, capital de la British Columbia, que se encuentra en la Isla de Vancouver en Canadá.

Personalmente, podría decir que, hemos estado en un Londres en pleno Canadá. Habiendo vivido anteriormente durante casi 1 año en Londres, al llegar a Victoria, me he encontrado con que parecía que estaba viviendo un sueño, ver como si fuese aquella ciudad en la que pase una temporada, trabajando, cogiendo experiencia, conociendo gente. El único factor negativo que le veo a esta ciudad son las fiestas nocturnas. Como persona joven que soy, tengo que aprovechar la vida nocturna, y sinceramente esta ciudad no la tiene mucho. Ver que todo los locales a las 2am estaban cerrando sus puertas, me chocaba un poco, al estar acostumbrado a que cierren bastante mas tarde.

Pero no todo son fiestas y fiestas. Es una ciudad con mucho encanto, donde hace un tiempo excelente (menos el ultimo día antes de irnos que se puso a llover), la gente es muy amable y el ambiente que rodea la ciudad es de 10. En mi día libre, tuve la oportunidad de pasear y pasear hasta ver los puntos más importantes de la ciudad:

En ésta pequeña parte del pueblo estaba el llamado Rockland, donde un centenar de lujosas casas iluminaban a cualquier persona que pasara por esas grandes calles. Decenas y decenas de mansiones, donde el poder del dinero se veía nada más pasar por esos alrededores. En la foto, la cual me sacó un local, junto a su hijo llevado en el carro, salgo frente a la entrada de lo que serían una de las calles mas lujosas de Victoria.

Sobre estas líneas se encuentra el Castillo de Craigdarroch. Data sobre la década de 1890, cuando fué construido para una de las familias más ricas, Robert Dunsmuir y su mujer Joan. Antes de que terminara de construirse, Robert murió en el 1889. Sus hijos Alexander y James asumieron el papel de terminar el castillo después de su muerte. El arquitecto inicial del castillo, Warren Williams, también murió antes de la finalización del castillo.
Siendo una atracción turística, recive cada año a mas de 150.000 personas para visitarlo.

En esta ocasión, estas vistas fueron echas en la trasera de una de las casas de Rockland. Tuve la suerte, de que en ese momento, cuando iba caminando por una de las calles, me paré al ver a una mujer mayor, y decidí preguntarle por una calle que estaba buscando. Como me vio con la cámara en la mano, no dudo en darme el placer de irme a la trasera de su casa para ver grandes imágenes.
Yo quise más, y llegue a preguntarle, si me daba el gustazo de enseñarme como es una de las casas mas lujosas en Victoria. Su respuesta fue un NO claramente, pero ahí no quedó todo, ya que seguimos hablando, preguntándome de donde era, y daba la casualidad de que su hijo había estado en España estudiando español en Sevilla.

En estas últimas dos fotos, se encuentran respectivamente el Parlamento y una de las vistas más bonitas que he visto en Victoria (anocheciendo con vistas al puerto).

Compartir en facebook
4 Responses to “Día 30. Vuelta a la rutina”
  1. Cathy Heady says:
  2. Arturo Diaz says:
  3. Beth Heady Murray says:
  4. carlos.lzn says:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *