La china tailandesa

En mi segundo día por la ciudad tailandesa, aproveché la mañana bien pronto para levantarme y así ver algo muy particular: ver a los monjes pidiendo limosna.

Más tarde me fui a la calle de Khoa San Road, y paré a desayunar, básicamente un plato con una tortilla, bacon y ensalada por 35 THB o unos 0,70 céntimos, antes de marcharme a ver el mercado de Chinatown.
Para llegar al mercado chino, basta con salir a una de las calles traseras del mercado de Khoa San Road y coger el bus número 53, que cuesta 6,50 THB o lo que es lo mismo unos 0,16 céntimos de euro.

Chinatown en Bangkok

Al llegar al mercado, tan solo hace falta ver las dimensiones del mismo para perderte entre los callejones y ver tal cantidad de material. Desde ropa hasta pasando por juguetes/peluches y comida en grandes cantidades.

Uno de los muchos puestos de ropa en el mercado chino



Al medio día, después de estar en el Chinatown, volví a la zona de Khoa San Road, para almorzar algo, y así empezar a mirar sobre cómo ir hasta el sur. Tenía pensado en un principio ir hasta Krabi y pasar allí unos días, pero todo cambio repentinamente.
En un momento, vi a dos chicas, con un libro igual al mío del Sudeste Asiático, así que en un primer momento pensaba que eran españolas. Así que me acerque a ellas, y les pregunte información sobre cómo llegar al sur, si sabían cómo ir y sobre el tema del transporte.

Daba la casualidad de que ellas tampoco sabían mucha información, pero me comentaron que a la tarde del día siguiente se iban a un paraíso, a la isla de Koh Tao. No dude en preguntarles cómo iban, y me comentaron sobre una agencia que te lo gestionaba todo.

800 THB, cogiendo un bus desde los alrededores de Khoa San Road, para llegar hasta Chumpon y luego coger un ferry hasta la isla de Koh Tao. Era el plan perfecto. Sin pensármelo, me compre el billete y me fui a mi habitación a descansar un “rato” ya que, me quedé dormido y me desperté a las 22.00pm, y como sabía que era mi última noche en Bangkok, no quería que fuese como la noche anterior, me levante y me fui a ver el ambiente nocturno del mercado.

Un ambiente joven, mochilero, donde la música, las cervezas y el buen ambiente hacen que tu estancia en esa zona sea perfecta.

Después de cenar solo como venía siendo normal, me fui a la cama, ya que había quedado con las chicas al día siguiente sobre las 07.30 de la mañana para irnos a ver el mercado flotante… que luego nos dimos cuenta de que solo abría los fines de semana….¡que putada! (otra vez será)… 

Interior del Golden Mountain

Mi tercer día y último en la capital tailandesa, comenzaba pronto. Sobre las 7am estaba en pie. Sobre las 7.30am desayunamos las 2 chicas y yo en el mismo hostal donde se alojaban, y nos pusimos rumbo al Golden Mountain.

Desde la montaña, podías ver una panorámica de la capital, desde los barrios más pobres a la ciudad donde sobresalían los edificios. Hasta allí nos fuimos en tuk-tuk, un viaje relativamente corto en el que llegamos por unos 100THB.

Como sabíamos que a la tarde nos íbamos hacia otro destino, nos fuimos hacia el hostal a relajarnos un rato ya que nos esperaba un largo camino hacia una isla. Más de 18 horas entre bus/barco para llegar a la isla de Koh Tao, considerada, la meca del submarinismo.

Para ver la galería completa del mercado de Chinatown, clickea en el siguiente enlace.

Compartir en facebook

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *