En mi escapada express a Madrid, antes de volar a París en el mes de mayo, fui a cumplir un sueño que quería desde hace muchísimo tiempo: tener la valentía de saltar a 4.000 metros de altura y caer a una velocidad de más de 200k/h. A pesar de que finalmente no